ACERCA DE LAS TERAPIAS, Y POLÍTICAS DE NUESTRO SERVICIO

El pago del tratamiento se realiza terapia por terapia. Cada vez que se concurre a una terapia, se cancela su valor. En la primera cita se le hace al paciente entrevista evaluativa, diagnóstico (rastreo) y la primera terapia; en todo, se emplea cerca de 1 hora y 50 minutos. En las subsiguientes citas para terapias y chequeos se invierte un tiempo de 50 minutos en cada una.

Se recomienda, entre terapias, lapsos no mayores a 15 días. En promedio pueden ser cada 10 días; no obstante, por motivos especiales del paciente, criterio de la terapeuta o en razón a la enfermedad, se pueden emplear tiempos menores entre una y otra terapia.

Si el paciente asiste a la primera cita y observare que la ubicación urbana del consultorio, el estado y presentación de las instalaciones, el clima y ambiente del lugar, el trato recibido por parte del personal asistente, el profesionalismo notado en la terapeuta, y la terapia propiamente dicha, no le satisfacen o no corresponden a las expectativas aquí creadas, puede abstenerse de tomar los servicios o, si los ha tomado, solicitar que inmediatamente se le devuelva el dinero pagado por esta primera cita. No habrá problema, solo se borrará su nombre de la lista de pacientes.

ACLARACIÓN Y ESTIPULACIONES

Esta disciplina parte del principio de que al restablecer y llevar a niveles convenientes el pH del organismo humano, éste organismo se convierte en un medio no amigable a patógenos y, por lo tanto, éstos serán eliminados. Pero, teniendo en cuenta que el nivel correcto de pH no se sostiene solo sino que hay que mantenerle condiciones favorables, el paciente deberá tener en cuenta lo siguiente:

Que su enfermedad se produjo porque el pH de algunos de sus órganos se salió del rango normal desviándose hacia medidas de alcalinidad o, más comúnmente, hacia niveles de acidez que son condiciones no adecuadas para el humano. Y que ese pH anómalo permitió (por contaminación o por contagio) la acogida, anidamiento y sostenimiento de patógenos (bacterias, virus, hongos o parásitos) que causaron la afección.

Que mediante las terapias de Biomagnetismo se le balanceó el pH incorrecto y, por ello, sus órganos afectados dejaron de ser hábitat favorable para los agentes patógenos que irán muriendo poco a poco y desalojando el organismo, lo cual se produce progresivamente.

Que es su compromiso, contribuirse a que el pH no se le distorsione nuevamente, lo cual se puede producir por falta de esmero. Y para evitarlo, se compromete a acatar, al menos mientras supera su problema de salud, las recomendaciones que se le instruirán en el consultorio relacionadas con su estado de ánimo a manejar, con su posible relación con licores, cigarros o alucinógenos, con su exposición o no a entornos y ambientes contaminados y/o antisépticos, con el empleo de alimentos o comestibles con sustancias oxidantes o, incluso, tóxicas y, en general, con el manejo de una serie de hábitos y cuidados que se le detallarán, y con la privación de ciertas rutinas inconvenientes.

También es importante que el paciente sea consciente que no todas las personas que padecen una misma enfermedad, son casos iguales. Esto, desde el punto de vista de la vitalidad de sus tejidos, de sus niveles de defensas, de su estructura nutricional, de su complexión corporal, de su estado físico, de su carga tóxica, del tiempo de evolución de la enfermedad y daños que ésta haya podido causar, de los niveles de estrés que maneja, de los medicamentos que haya estado consumiendo, de la edad del paciente, etc. Y que, por ello, no se puede pre-establecer el número de terapias que requiere un paciente. Cada organismo presenta su propia respuesta individual.

DECLARACIÓN DE ADVERTENCIA: Por las diferentes variables que en un sentido u otro afectan o coadyuvan en los restablecimientos de salud de un paciente; por lo explicado en los inmediatamente anteriores párrafos de Términos y Condiciones relacionados con los cuidados que debe tener consigo el paciente durante su tratamiento y recuperación; y por lo tocante a las diferencias estructurales, inmunológicas, de deterioro, de intoxicación, de edad, etc., que existen entre las personas, es de entender que los resultados de estos tratamientos pueden variar entre un paciente y otro.